Ficha exposicion arqueologia planta 3

Última planta: Piezas del mundo romano, Tardoantigüedad y la Edad Media

Llegamos por fin a la última planta en la que se exhiben piezas del mundo romano (siglo I a.C- siglo V), la Tardoantigüedad (siglos VI-VIII) y la Edad Media (siglos VIII-XV). 

Nos recibe un gran mapa de Álava en el que se recogen los principales núcleos de población romanos que se articulaban entorno a la calzada Iter 34. Esta via, que unía Astorga con Burdeos,  formaba parte de la red de  comunicaciones romanas  gracias a la cual se garantizaba un sistema político- administrativo centralizado y fuerte, y un comercio a nivel global. Muestra de ese comercio son las ánforas provenientes de distintas partes de la Península o las vasijas de terra sigillata, cerámica de alta gama, rojiza y brillante, de fabricación estandarizada propia de todo el Imperio Romano.

Además, podréis ver objetos destinados al cuidado personal y al adorno como agujas de pelo, ungüentarios, pendientes o sondas quirúrgicas. Destacan por su monumentalidad el capitel corintio y la escultura femenina halladas en Iruña-Veleia y que son testigos de la importancia de mundo urbano en el ámbito romano. Con Roma aparece por primera vez en nuestro territorio la escritura.

La vemos en grafitos sobre objetos cotidianos, inscripciones en altares o en estelas funerarias.

 

 

Tras la caída de Roma se produjo una gran transformación. Las ciudades en nuestro territorio pierden importancia y aparecen nuevos centros de poder. En el ámbito rural las villas y asentamientos romanos desaparecen. En su lugar surgen aldeas y se ocupan espacios hasta entonces marginales.  Es una época bastante desconocida cuyos restos arqueológicos son parte, en su mayoría,  de los ajuares funerarios encontrados en necrópolis como la de Aldaieta, San Pelayo o San Martín de Dulantzi. En la exposición podréis ver la recreación de una de estas tumbas, además de los anillos de plata y oro, las hebillas y placas de cinturón y las armas que aparecen en ellas. Todos estos objetos nos hablan de una sociedad más cercana al contexto europeo que al mundo visigodo de la Península. 

 

 

La última parte del museo se cierra con piezas de la Edad Media. A partir del siglo VIII se multiplicaron las aldeas, muchas de las cuales existen todavía hoy. Estas comunidades vivían de la ganadería y la agricultura, aunque también existía una actividad artesanal. Las iglesias se fueron convirtiendo en un elemento vertebrador, lugar de reunión, de culto y de entierro de los difuntos.

Tras el año 1000 algunas de estas aldeas ganaron en importancia: celebraban mercados y eran cabecera de territorio. Los reyes les concedieron una serie de privilegios, recogidos en un documento llamado fuero, convirtiéndose así en villas. Es el caso de Vitoria, Salvatierra, Laguardia o Antoñana por ejemplo. Aquí podréis descubrir cerámicas, hoces, tijeras, relicarios, estelas y hasta un tesoro de más de 5.000 monedas.

 

 

La exposición permanente termina pero no la colección del museo ni la Arqueología, que continúa estudiando nuestra cultura material y los contextos en los que aparece hasta bien entrado el siglo XX. 

Otras plantas de la exposición

Ruta cercana

La Prehistoria

Primera planta

Ver más
Ruta cercana

Edad de Hierro

Segunda planta

Ver más