Publicador de contenidos

Cerámica de almacenamiento

Los fragmentos que conforman esta vasija fueron hallados en un hoyo junto a la iglesia de Santa María en Estarrona. El yacimiento fue descubierto en 1984 de forma casual durante unas obras y excavado de urgencia.

 

En el interior del hoyo apareció material arqueológico diverso, predominando la cerámica, con más de 1.000 fragmentos a partir de los cuales se pudieron reconstruir 20 recipientes. Entre estos había cuencos de paredes alisadas y grandes vasijas de almacenamiento decoradas con guirnaldas de cordones con digitaciones, pezones, perforaciones, incisiones e impresiones. Todas ellas fueron modeladas a mano a partir de arcillas de procedencia local y cocidas en hornos abiertos, lo que genera coloraciones y texturas muy variadas.

 

El hoyo estaba preparado para ser un silo de almacenaje ya que tenía las paredes recubiertas de arcilla y losetas de piedra en el fondo para garantizar su impermeabilización y correcto drenaje. En el interior se depositaron las vasijas en posición vertical, cubriéndose después la boca del agujero con materiales perecederos. Los alimentos depositados en las vasijas nunca fueron recuperados, lo que posibilitó que las cerámicas que los contenían hayan llegado hasta nosotros.

Cronología aproximada:

1.800 a.C. / Edad del Bronce

Procedencia:

Santa María de Estarrona, Estarrona.

Planta 1