Publicador de contenidos

Veneras

Una de las manifestaciones más populares del mundo cristiano son las peregrinaciones. En el siglo IX, tras propagarse la noticia del hallazgo de las reliquias del apóstol Santiago, se inician las peregrinaciones a Compostela. Por la seguridad que ofrecía su territorio frente a incursiones musulmanas y normandas, Álava fue paso obligado de los primeros peregrinos.

El retroceso de la ocupación musulmana en el siglo X por la expansión del reino de Pamplona durante el reinado de Sancho I, favoreció que la ruta jacobea se trasladara más al sur, a partir del siglo XI con Sancho III, por el denominado Camino Francés, que atravesaba ahora Navarra hacia La Rioja y Burgos, camino de León.

Las peregrinaciones a través de Álava conocieron un nuevo impulso desde la segunda mitad del siglo XIII, fruto del apogeo de la ruta comercial que, a través del Túnel de San Adrián, conectaba a Castilla con los puertos del Cantábrico, evitando el paso por Navarra. Este camino era seguido por los peregrinos que, mezclados con comerciantes y otros viajeros, querían conectar desde Irún con el Camino Francés en La Rioja o en Burgos

Encontramos destacados elementos históricos, artísticos y arqueológicos a lo largo de todo el Camino. A pequeña escala, el hallazgo de dos veneras en sepulturas de dos necrópolis situadas a la vera de su trazado, atestiguan este peregrinaje por tierras alavesas. Las dos conchas fueron perforadas para colocarles el cordón con que llevarlas colgadas.

Los hallazgos no cuentan, sin embargo, si los que portaban estas conchas eran peregrinos fallecidos durante el viaje o vecinos que, tras volver de Compostela, fueron enterrados con ellas como símbolo de haber completado su peregrinaje.

Cronología aproximada:

Siglos IX- XV d.C.  / Edad Media

Procedencia:

Mezkia

Planta 3