Publicador de contenidos

Cajas con decoración excisa

Las cajas excisas se encuentran entre las piezas cerámicas más llamativas del yacimiento alavés de La Hoya, en Laguardia. Se trata de unos curiosos recipientes que un ceramista elaboró hace 2.200 años, en la segunda Edad del Hierro.

Son unas cerámicas de forma rectangular y cuatro patas de sección cuadrada, talladas en forma de caja sobre un bloque de arcilla al que se biselan ligeramente las aristas. Sus colores son terrosos o anaranjados, propios de cocciones en hornos con entrada de oxígeno.

 

 

La decoración excisa o de motivos en hueco-relieve de estas cajas, se consigue vaciando parcialmente la pared de la cerámica, cuando la arcilla se encuentra aún fresca, con un instrumento de punta fina y afilada de forma similar a como se talla la madera (de hecho, su aspecto recuerda a las kutxas de la artesanía tradicional vasca). Los motivos más usuales son los triangulares, por ser la figura que ofrece mayores facilidades de extracción y permite crear distintas composiciones con los vértices y ángulos obtenidos.

Muchas han sido las interpretaciones sobre el uso de estas cerámicas: desde urnas funerarias a saleros.  Su hallazgo junto a numerosos y variados recipientes de cerámica celtibérica y su disposición en el interior de las viviendas, bien sea en el umbral de las puertas o en el centro de zonas de almacenaje de cereal, dotaría a estas piezas de cierta relación con el ámbito doméstico, más ritual que utilitario.

Cajas como éstas se han encontrado también en yacimientos de la Meseta Central, en Palencia, Valladolid y Ávila.

Cronología aproximada:

Siglos II - I a.C.  / II Edad del Hierro

Procedencia:

Poblado de La Hoya

Planta 2